Translate this blog!

jueves, 11 de junio de 2009

Por qué dibujo (y III)

Y acabamos esta pequeña serie de egocéntricas disertaciones sobre mi infancia con algunos trabajos de mi época adolescente, entre los 15 y los 18 años. Asistí por primera vez a clases en ESDIP en el año 2000, y a partir de ahí cambió todo (y gran parte de la historia posterior ya la habéis visto aquí).

La fantasía se había instalado definitivamente como fuente principal de inspiración, y los dragones ocuparon una parte esencial de mis trabajos durante mucho tiempo. Margaret Weis y Tracy Hickman tuvieron parte de la culpa, y algunos de los trabajos que tengo con unos 15 años están copiados de ilustraciones de Larry Elmore, Jeff Easley, Clyde Caldwell y Keith Parkinson, que dieron vida al mundo de la Dragonlance, a Dungeons & Dragons y a tantos libros de "Elige tu Propia Aventura".


Al menos, también lo intentaba con el color. No me acerqué a la pintura hasta mucho más tarde, así que mis pinitos los hacía con lápices.


El gran cambio en aquella época fue el pasar de copiar (que es buena forma de aprender, en cualquier caso) a crear mis propias imágenes. Estos dragones están dibujados con 17-18 años:


Cuando empiezas a crear tus propias cosas, tienes que pelearte con un sinfín de cuestiones que muchas veces no percibes al copiar: la anatomía, fundamentalmente; la luz, la perspectiva, la sensación de profundidad, las texturas... La inexperiencia convierte ideas prometedoras en dibujos sin vida. Los siguientes personajes están bien como concepto, pero faltan cosas claves, como dar vida a la pose para que los personajes no parezcan "palos", algo que sólo se consigue con horas de practicar anatomía. Al menos, la intención está ahí: intentar jugar con la iluminación, las texturas, el atrezzo... Sólo faltaba la técnica que te da asistir a una escuela profesional.


No puedo despedirme de esta etapa sin acordarme de la que ha sido otra de mis indiscutibles fuentes de inspiración a lo largo de mi vida, que es Star Wars. Aquí debajo, junto a una copia a color de un dibujo en blanco y negro (creo) de Alfonso Azpiri (del juego de Dinamic "Abu Simbel"), una composición con varios elementos de El Retorno del Jedi. Me gustaría decir que la composición es mía (está bastante lograda), pero probablemente la copiaría de algún sitio; ya no me acuerdo.



Ahora que ya sabéis un poco más sobre mí, no lo vayáis cascando por ahí...

Un abrazo a todos los que me leéis.

1 comentario:

Marta dijo...

Mira, ya tengo una cosa más que agradecer a Margaret Weis y Tracy Hickman aparte de los buenos ratos que pasé leyendo y buscando nuevos libros de la Dragonlance en la FNAC durante mi adolescencia (por cierto, todavía reciente en mi caso...:p).
Me alegro de que te sirvieran de inspiración y me parece que los dragones te quedaron muy bien (y te lo dice alguien a quien le gustan los dragones desde hace mucho).
¡Un besito!